Cascada De Vilagocende

Está incluida en la “Rede Natura 2000”, ya que es una de las reservas de hayas más esenciales del Sur Occidental de Europa. 1- Les recomendamos llevar botas o zapato conveniente para evitar luxaciones, sobre todo en la región de las inmediaciones de la cascada donde puede estar el lote resbaladizo. Llegado el día el hombre cogió los tres bollos y salió a cumplir su promesa.

Os dejamos con el track de la ruta, aunque es completamente insignificante. Será un buen lugar para sacar una foto de la Seimeira de Vilagocende al terminado. Podremos gozar de la cascada desde diferentes posiciones. Tiene una caída de 54 metros constituyendo la cascada mucho más alta de Galicia.

Únete A Nuestra Comunidad

Increíblemente este arbusto comenzó a caminar hacia la seimeira con el collar. El hombre ha podido contemplar como se adentró en el pozo y desapareció. El ambiente natural de la cascada de Vilagocende es sumamente precioso. La flora que se destaca son castaños, abedules, alisos y robles. Si bien son menos recurrentes, también hay pinos, tojos, laurel, romero y zarza, por ejemplo especies, con lo que es una zona muy rica en vegetación. Cuenta también con una región de merendero, una fuente y un puente de madera, tal como con los restos de un viejo molino, lo que completa a la perfección la visita.

cascada de vilagocende

El lugar está muy bien acondicionado, con vallas y una pequeña fuente para hidratarse tras el paseo, aparte de haber unas ruinas de molinos. | ShutterstockAsimismo, en Galicia las temperaturas no son exageradamente altas, con lo que incluso en verano el calor no es un inconveniente. Eso sí, jamás está de sobra llevar asegurador del sol, más allá de que la mayoría del sendero avanza bajo las copas de los árboles. No obstante, es en primavera y otoño en el momento en que mucho más agua lleva la cascada, por lo que, si se tiene la posibilidad, su visita en estas estaciones es más que recomendable.

Comprar En Alamy

Una parte de la civilización gallega surge de la unión entre el pueblo y el aprovechamiento de ese agua para poder realizar las más distintas labores. El agua, la piedra y la naturaleza forman en Galicia lugares únicos e incomparables. La fervenza o Seimiera de Vilagocende en A Fonsagrada es uno de esos enormes sitios que merece la pena visitar. Para lograr llegar a la cascada hay que realizar una pequeña ruta de poco más de 1km a pie. Caminando entre múltiples pasarelas de madera nos encontramos con la preciosa caída libre de las aguas del río Porteliña que conforman la cascada.

Ahora eso no ocurría, todo lo contrario, esos 2 chorros de agua cayendo desde lo más alto, casi pegados a la roca, nos dejaban un bello rumor musical. Por todo ello y un poco mucho más había que inmortalizarlo lo más bien que se pueda con nuestras cámaras, vemos algunas de las fotos obtenidas. El río Porteliña se despeña desde lo prominente bajando después por un entorno de bosque autóctono de ribera como robles, abedules y alisos.

Allí veréis un pequeño aparcamiento enfrente de los carteles indicativos. [newline]No acostumbra haber contrariedad para estacionar, aunque en temporada alta quizás no encontréis plaza. Enfrente del estacionamiento encontraremos un cartel explicativo de la cascada y el sendero que baja hasta la Seimeira de Vilagocende. De esta forma asistirás a que una región tan bonita como esta se sostenga. Indudablemente, un lugar que todos deberíamos comprender y conservar para toda la vida.

Es en este rincón donde tendremos que dejar nuestro automóvil para dirigirnos a la cascada ahora aparente entre la arboleda, desde la misma carretera. Después de un poco quilómetro sin apenas desnivel llegamos a los pies de este salto de agua que el río Porteliña lanza al abismo unos 50 metros, formando entre las cascadas más preciosas de Galicia. Uno de esos sitios está aquí, en A Fonsagrada, en la «fuente sagrada», de donde viene el topónimo que da origen al nombre del concello. «Fervenza», «Cadoiro», «Cachón», «Seimeira», todos son topónimos usados para designar un salto o cascada de agua.

El Hotel Pórtico es una casa señorial que data del año 1770 en la que confluyen una arquitectura clásica con diseños interiores mucho más contemporáneos. Un hotel situado en el centro de A Fonsagrada que protege hasta el más mínimo aspecto. Otra historia de historia legendaria nos comenta que este paraje increíble se formó a raiz de una gran ola que cayó en la Gruta del Castro de Aloman y que desencadenó en una lluvia que dio sitio a de hoy cascada. En la Seimeira de Vilagocende asimismo se han preservado algunas.

Además de esto, para poder ver entre las cascadas mucho más espectaculares de España tan solo hay que recorrer una pequeña ruta que transcurre por un bosque con bastante encanto. Si deseáis ver la que para bastantes es la cascada más grande de Galicia deberéis acercaros a conocer A Fonsagrada. A solo 6 km y bien señalada desde el casco urbano está la famosa como Seimeira de Vilagocende. Esta palabra es habitual en la parte de Galicia próxima a Asturias y significa salto de agua .

Regreso De La Seimeira De Vilagocende

Del recorrido a realizar poco hay que contar, con rumbo Este – Oeste, por debajo de la carretera por la que llegamos, todo para abajo, en un descenso de cien metros de desnivel en poco mucho más de un kilómetro casi recto. Según vamos bajando ya vemos la seimeira al fondo, nos alegramos ya que parece que “pinga” bastante agua, especialmente si tenemos en cuenta que estamos en Agosto y además llevamos un verano muy seco. De la pitanza no vamos a decir nada que a esta altura no conozcamos todos, la fama de Fonsagrada es mucho más que resabida. Solo decir que, aunque pueda sorprender, no comimos pulpo, lo que es habitual ya que veníamos de comerlo varios días, aunque a un servidor no le importaba otra más, si bien Mary ahora me lo advirtió antes de ingresar en el pueblo.