Hacer Deporte Con Resfriado

En realidad, es imposible responder a esta pregunta de manera general, ya que cada resfriado es diferente. En caso de que el resfriado afecte levemente a tu tracto respiratorio superior, llevando a la práctica deporte con moderación favorecerás el proceso curativo. Para valorar los inconvenientes y ventajas de continuar haciendo ejercicio cuando no te encuentras bien, tienes que proseguir la “regla del cuello”.

hacer deporte con resfriado

“Si estás congestionado no es una gran idea coger muchos kilos, pero los pesos mucho más ligeros valen”, enseña Fibel. No importa si son al aire libre o no , pero si sufres algún género de alergia estacional, es mejor que no se te ocurra. No deseo despedirme sin antes remarcar la importancia de ponernos a cargo de personal médico que pueda evaluar la situación y dictaminar un diagnóstico profesional. La incorporación posterior al resfriado deberá ser tranquila y en un formato de intensidad progresiva.

Las Mejores Zapatillas De Running Para Entrenamiento Períodico

De modo que si te cuidas, con suerte no te vas a ver en la situación de tener que decidir si debes practicar deporte a pesar de tu resfriado. El ejercicio puede ser bueno para remarcar nuestro sistema inmune si lo hacemos con medida, pero si nos pasamos, solo conseguiremos agotar mucho más nuestras defensas. Comenzarás el día con más energía y asistirás a tu cuerpo a pelear mejor contra los virus. “Lo importante es no apretar aunque te creas capaz de hacerlo. Jura que la intensidad sea la adecuada para no forzarte y terminar peor. Si le pones demasiado empeño posiblemente sea más difícil batallar la infección”, concluye. El proceso puede alargarse aproximadamente en función del perfil de la persona.

Evidentemente, estas son solo algunas pautas en general.Si escuchas a tu cuerpo con atención deberías poder saber si estás suficientemente bien como para salir a correr. No obstante, la Clínica Mayo recomienda que si andas resfriado o con gripe te tomes el ejercicio físico con calma y reduzcas la intensidad y la duración de tu entrenamiento para no excederte. Si decides practicar deporte a pesar del resfriado, es posible que estés tolerando en vano. Mientras tu cuerpo esté ocupado combatiendo la enfermedad, prácticamente no quedarán elementos disponibles para poder los efectos de entrenamiento.

Trotar, andar o rodar en bicicleta menos de una hora, comenzar cada sesión de manera suave y progresiva, oír a nuestro cuerpo para subir intensidad o reducirla hasta detener el ejercicio, son elementos a tener muy presente. Sin embargo, hay otras en las que realizar ejercicio —un incitante natural del sistema inmunológico— resulta verdaderamente bueno para superar este género de procesos víricos. Todo depende de nuestros síntomas, su intensidad e incluso de su localización. ©Vasily Pindyurin¡Expulsar los virus transpirando es realmente difícil! Al sudar tras una dura sesión de entrenamiento, la infección se propagará con facilidad y el resfriado podrá incluso empeorar.

La Razón Por La Cual Llevar A Cabo Ejercicio Es Bueno Si Estás Resfriado

Pero en ningún caso se aconseja efectuar ejercicios de pesas de alta intensidad, o series de bicicleta, carrera o actividades dirigidas con alta deuda de oxígeno. A lo largo de estos días de permanentes cambios de temperatura es muy habitual padecer constipados que trastocan nuestra rutina y evaluan los entrenamientos. Solo porque puedas entrenar no quiere decir que debas llevar a cabo todo lo que es posible. La especialista recomienda hacer “cardio ligero” como un entrenamiento rápido en bicicleta o una sesión informal en la elíptica.

Además de esto, sostener el cuerpo hidratado puede ser difícil cuando se está enfermo, lo que asimismo incrementa el riesgo de lesiones. Sin embargo, como apunta el Huffington Articulo, no siempre es una buena idea. De ahí que, cuando estés valorando los pros y los contras de realizar ejercicio mientras que estás enfermo, puedes utilizar la conocida como “regla del cuello” para saber si es buena o mala idea. Tras una enfermedad con fiebre debes mantener un periodo de tiempo de descanso bastante, antes de retomar el entrenamiento.

Si no andas seguro, siempre puedes utilizar la “regla del cuello” para discernir si llevar a cabo ejercicio es una gran idea o no. ¿Quién no se puso nunca enfermo en el momento en que llegan los meses de invierno? Casi todos pasamos por un desarrollo gripal o pequeño resfriado y muchas personas se pregunta si hacer deporte en estas situaciones es una buena combinación o es mejor dejarlo para en el momento en que estemos mejor. Cuando estamos constipados requerimos tomar más agua para hidratarnos mejor, puesto que los constipados y la gripe aceleran la deshidratación. Mantén una buena hidratación antes, a lo largo de y tras el ejercicio porque cuando sufrimos una infección respiratoria perdemos mucho más líquidos.

Resfriado En El Gimnasio

Si tienes la impresión de que vas a ponerte malo, date un reposo. Bebe agua en cantidad, duerme bien y aliméntate de forma saludable para sanarte a la mayor brevedad. Los resfriados suelen ser ocasionados por virus que atacan al sistema inmunitario desde el exterior. El cuerpo se ve entonces desgastado y debe trabajar a toda máquina para combatirlos.

En el peor de los casos, la inflamación puede afectar a otros órganos (p.ej. el corazón). Reposar tras el entrenamiento y dormir un mínimo de 8 horas diarias te va a ayudar en la recuperación. Transporta una buena alimentación y apuesta por alimentos que sean ricos en antioxidamentes y vitaminas A, C y E. Aumenta la intensidad solo de a poco, te permitirá ir descongestionando tus vías respiratorias y valorar qué tal te sientes.

Recomendaciones De Actuación Para Atletas Con Resfriado

Los expertos establecen que si los síntomas van alén de un resfriado común, y se extienden a síntomas propios de un proceso gripal como mal muscular y de pecho, mal de anginas, cansancio radical y fiebre, debemos quedarnos en el hogar. “Si todos y cada uno de los síntomas que sientes están sobre el cuello, puedes hacer deporte. No obstante, si están abajo, probablemente lo destacado sea que no te muevas de la cama”, enseña la experta. Si tu nariz moquea, tienes cogestión nasal o mal de garganta, adelante. Si por el contrario tienes tos, falta de aliento, dolores musculares o congestión torácica, ni se te ocurra. Emplea ropa de deporte adecuada para no coger frío, independientemente de si vas a hacer deporte indoor o outdoor. Guarda en el armario el pantalón corto y la remera de manga corta, y saca los tejidos térmicos que te asisten a sostener el cuerpo caliente y expulsar el sudor.

La razón por la que varias personas están mejor tras realizar ejercicio es porque puede abrir sus fosas nasales, lo que alivia la congestión. Lo idóneo es practicar esos deportes leves o moderados como caminar, ir en bici o trotar, empezando suave para ir incrementando de a poco el ritmo, y siempre deportes que no exijan una enorme demanda de oxígeno. Con un entrenamiento de una hora sería mucho más que bastante.